Hemobye

Novedad Mundial que el Centro Policlínico Europeo incorpora a su lista de tratamientos para estar siempre a la vanguardia incorporando los últimos tratamientos para tratar el dolor hemorroidal, fisuras y prurito usando la única solución no invasiva sin necesidad de medicación ni anestesia.

Este avance, viene de la mano de la última tecnología digital que tratando con una modulación de corrientes de Radio Frecuencia en una banda de actuación específica en alta tensión y baja intensidad consigue:

Descongestionar, Descontracturar, Esterilizar, Anestesiar y es además Neurotrófico.

 

Suponiendo una eficaz alternativa para evitar pasar por el quirófano, especialmente diseñada para el tratamiento de las hemorroides, fisuras y prurito anal.

Hemorroides

Capaz de tratar el dolor hemorroidal en todas sus fases tanto crónicas como agudas, incluso sangrantes. Notando los beneficios desde la primera sesión.

Fisura anal

La medicina tradicional o química resuelve el problema de las fisuras con excesiva lentitud y poca eficacia, con este tratamiento sólo se necesita una media de tres o cuatro sesiones gracias al alto poder cicatrizante y cauterizador del tratamiento.

Eliminando el dolor de la fisura anal desde la primera sesión. Es ideal para tratar físuras crónicas y post operatorias.

Prurito Anal

Gracias a sus propiedades antipruriginosas elimina rapidamente el tan molesto picor.

Ventajas

Los avances de la radiofrecuencia alcanzados por el Hemobye nos permiten ofrecer una alternativa eficaz a la que se debe recurrir antes de una operación, lo que se traduce en una serie de ventajas como:

  • Es una técnica rápida, eficaz, segura y sin efectos secundarios
  • Sin necesidad de pasar por el quirofano
  • Se obtienen resultados desde las primeras sesiones.
  • Resultados de muy larga duración neutralizando la aparición del mal.
  • No precisa anestesia, no deja cicatrices, es un tratamiento sin dolor.

Se puede utilizar en mujeres en período de lactancia que sufren de dolor hemorroidal y en personas que por su condición física o edad se desaconseje la cirugía.

Así funciona

Para aplicar el tratamiento se utiliza uno o dos tipos de aplicador, uno para cada fase de tratamiento y un electrodo adhesivo. Este aplicador es el trasmisor de las ondas, las cuales son amortiguadas por los propios tejidos, atacando de este modo todas las afecciones ano réctales que haya en la periferia del recto.

No provoca dolor y no necesita anestesia, pues la propia corriente es sedante. Se necesita una media de 4-6 sesiones, cada una dura 20/40 minutos como máximo y se pueden dar hasta dos sesiones el mismo día pero dejando trascurrir un par de horas.

En las Hemorroides, estas corrientes producen microvibraciones allí donde se aplica, ayudando a descongestionar la vena inflamada y cerrando las venas rotas y sangrantes gracias al efecto ouloplásico -forma cicatrices lo que provoca dos efectos inmediatos:

  • Trabaja en la vena inflamada dandole un micromasaje
  • Cierra las venas rotas y sangrantes

En las fisuras de ano, estas corrientes consiguen que se formen cicatrices y consolida la piel. No provoca dolor puesto que la propia corriente es sedante consiguiendo que se relajen los nervios y músculos periféricos.

En el prurito anal o picor, gracias a las propiedades antipruriginosas de esta técnica se consigue aliviar estas molestias.